viernes, 10 de febrero de 2017

Errores y “horrores” en un curriculum vitae

Este no es un post muy habitual en mi blog, dado que no va mucho con la temática de los textos que redacto, pero sí que tiene que ver mucho con mi vida diaria laboral, y dado que mi blog es justamente cosas que me suceden en mi diario vivir y que me parecen merecedoras de que los demás conozcan, me veo en la obligación de dejarlo por aquí.

En el camino que he recorrido a lo largo de este mundo del talento humano, debo decir que aún no termino de asombrarme cuando estoy revisando hojas de vida por los diversos procesos de selección que se aperturan, y me encuentro ante innumerables situaciones de candidatos que al parecer aún no se dan cuenta de la importancia de la primera impresión, y en este caso esa primera impresión es el curriculum vitae.

Como reclutadora, decidí hacer una recopilación con algunos consejos que espero sean valiosos para mejorar su CV. Algunos parecerán que están sobrentendidos, y hasta dirán ¿Quién podría cometerlos?, pero créanme, los cometen y podrían estar dejando pasar grandes oportunidades por no prestar atención a estos detalles.

1.     Foto profesional: He leído algunos posts donde recomiendan incluirla sólo si la solicitan; pues definitivamente mi recomendación es incluirla. Han escuchado el refrán que dice una imagen vale más que mil palabras, pues así es, la presentación personal es por demás importante, y los reclutadores queremos saber cómo luce nuestro potencial candidato. No es necesario que vayas a un estudio fotográfico profesional, sin embargo, tampoco puedes poner cualquier foto aquí.  Pídele a alguien que te tome una buena foto, como consejos puedo acotar:
·        Usar un fondo blanco.
·        Mostrar buena presencia: Bien peinado; si eres mujer, maquillaje natural sin excesos.
·       Usar vestimenta formal / semiformal (en estos casos depende del puesto a aplicar, sin embargo la ropa puede demostrar seriedad y confianza)

2.   Correo profesional: La dirección del correo, debe ser seria y no infantil. Si bien es cierto muchos creamos nuestros correos cuando no teníamos noción que sería una potente arma de comunicación en el siglo actual, correos como princesitalinda@... o chiquitoprecioso@... ya no son aceptables. Ahora incluso en el área de configuración, Outlook permite cambiar el “alias” a tu correo, con esto aún te seguirán llegando tus correos a la dirección que creaste en un principio, sin necesidad de tener que crear uno nuevo. Así que ya no hay excusas.

3.    Buena ortografía y redacción: He tenido que hacer énfasis en este punto, el cual parecería implícito. Considero que los errores ortográficos son una falta inadmisible, ya que si no te diste el tiempo para revisar tu propia hoja de vida, que tan proactivo y detallista puedes ser para desempeñarte en un puesto de trabajo. En relación con esto también se debe cuidar el uso de las mayúsculas, o de palabras en negrita o subrayado, recordemos que menos es más. También se debe evitar utilizar lenguaje muy técnico o especializado, tus conocimientos los debes demostrar en la entrevista técnica y es aquí donde deberás profundizar en los temas. Y por último cuidar la redacción, por lo general en un curriculum no se colocan testamentos pero aun así las pocas frases que coloques deben tener sentido.

4.  Buen formato y diseño del CV: Recordemos que el CV es la carta de presentación ante los futuros empleadores. Dependiendo de la cantidad de procesos que tengamos, revisamos muchas hojas de vida al día, por lo que disponemos de segundos para leer una. Por lo tanto, es importante que el curriculum cuente con un buen diseño.
En este punto, anexo ciertas características que considero importantes:
·         Longitud: Se dice que no más de 3 páginas. Una buena regla de oro es una página de hoja de vida por cada diez años de experiencia laboral.
·         Secciones claras: Deben incluirse los trabajos anteriores, claro está acordes a la vacante postulada; es importante indicar el cargo ocupado, y funciones principales. También se deben incluir los estudios realizados; e incluso colocar logros o reconocimientos realizados ya sea en el ámbito laboral o educacional. Es de vital importancia poner la fecha en cada uno de estas secciones, nos interesa saber el orden cronológico en que desempeñaste cada actividad. Lo más indicado es registrar los empleos del actual al más antiguo.

5.     Información relevante: Tengamos en claro que no es necesario incluir todos los trabajos en los que nos hemos desempeñado y más sino están vinculados con el área en la que estamos aplicando. A menos que seas estudiante o recién graduado, si ya tienes trayectoria, evita poner las pasantías colegiales o universitarias, o esos empleos iniciales. En este punto también señalaré sobre la validez del tiempo de los cursos que se han tomado, generalmente cursos menores a 6 años estarían vigentes, exceptuando claro las cuestiones legales dependiendo de cuanto vayan cambiando en el tiempo según el país donde se encuentren.

6.     Referencias: Lo ideal es poner tres referencias. Podrían ser dos laborales y una personal.

7.   Datos adjuntos: En el CV, no se adjuntan diplomas ni certificados. La hoja de vida es sólo un resumen profesional, y créanme que todo se verificará en su momento, cuando avancen en el proceso de selección.

8.     Otra información: En algún momento un estudiante recién graduado y sin experiencia laboral alguna, indicaba en su CV que no estaba disponible para laborar los sábados, ni domingos “bajo ningún concepto”. Las personas que trabajamos en Talento Humano, sabemos de la importancia de conciliar la vida laboral con la vida familiar, sin embargo hasta los profesionales más exitosos y recomendados han tenido que laborar alguna vez sino es varias, los fines de semana. Así que no es apropiado colocar esta información, sobre todo si recién vas a incursionar en el mundo laboral. Si por motivos de estudios no puedes hacerlo, todo eso se conversa cuando tengas la entrevista en persona. No desesperen que ya llegará el tiempo en el que puedan exigir e imponer sus condiciones profesionales.

A lo largo de mi trayectoria laboral, estos han sido los errores y muchos “horrores” que he detectado. Si pudieras estar del lado del empleador y sólo tuvieras 8 segundos para llamar su atención, ¿Qué te gustaría que él supiera? Recuerda resaltar tus competencias, experiencia y estudios.

Por último como recomendación final, siempre muestra tu hoja de vida a algún familiar o amigo con criterio, alguien que pueda darte un feedback y que te ayude a mejorar y resaltar tus fortalezas.

Que les parece si revisamos estos consejos, y empezamos con actitud positiva a realizar los cambios pertinentes y ¡A conseguir ese trabajo ideal!
Si desean unirse y colocar más comentarios que puedan ayudar a mejorar el Curriculum Vitae, sean bienvenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario